El Comité Insular del PSOE de Lanzarote convoca el 9º Congreso

El máximo órgano del Partido Socialista, en el ámbito insular, respaldó de manera unánime la ruptura del pacto en el Cabildo de Lanzarote.

El Comité Insular del PSOE, máximo órgano de la formación entre congresos, acordó por unanimidad la convocatoria del 9º Congreso Insular del PSOE de Lanzarote, que se celebrará en Arrecife los días 11 y 12 de noviembre.

De acuerdo con lo aprobado en el Congreso Federal Extraordinario celebrado en julio de 2014, que estableció la elección directa de la secretaría general de las comisiones ejecutivas insulares, entre otras, el calendario aprobado por el Comité Insular contempla la celebración de elecciones a la Secretaría Insular (conocidas como primarias). El proceso electoral que permitirá a la militancia socialista elegir de manera directa a la persona que ostentará la Secretaría Insular arrancará el 19 de setiembre, con la presentación de precandidaturas, y culminará en la jornada de votación que se celebrará el 22 de octubre.

La secretaria insular del PSOE de Lanzarote, María Dolores Corujo, apostó porque el 9º Congreso sirva para debatir propuestas y elegir personas que permitan al PSOE recuperar su condición de primera fuerza frente a quienes no son la solución, sino parte del problema por su manera de actuar. 

“El enfado, o el temor a una situación cada vez más dura y compleja, no pueden traducirse en respaldo a fuerzas que de momento solo han demostrado su capacidad para crecer a costa precisamente del enfado, del miedo y del sufrimiento, sin hacer nada, cuando llega la hora, para cambiar las cosas”, ha señalado Corujo.

Finalizada la reunión que aprobó el inicio del proceso congresual en Lanzarote, el Comité Insular celebró una nueva sesión en la que la secretaria insular dio cuenta de la ruptura del pacto en el Cabildo, por corresponder al Comité Insular el control de la política de alianzas del partido en Lanzarote.

En su intervención, la secretaria insular compartió con los miembros del Comité las preguntas que se hizo en el momento de adoptar la decisión de romper el pacto: “¿Puede mantener el PSOE a un presidente imputado cuando el tribunal ha puesto fin a la instrucción encontrando indicios suficientes para procesarle por prevaricación y coacciones? ¿Puede mantener el PSOE a un presidente que, ante hechos tan graves, no solo no toma la decisión de dimitir por dignidad y respeto, sino que emprende una carrera suicida en busca de acuerdos que suponen colocar a la institución al servicio de sus intereses procesales? ¿Puede mantener el PSOE a un presidente empeñado en privatizar los Centros de Arte Cultura y Turismo del Cabildo? ¿A un presidente empeñado en demonizar lo público? ¿A un presidente mentiroso que habla de empleados privilegiados al tiempo que reconoce que su sueldo medio ha bajado a 20.000 euros? ¿Puede mantener el PSOE a un presidente que de forma desleal decide, sin dar cuenta a su socio, no ceder y provocar una huelga de enormes consecuencias? ¿A un presidente que nos ningunea e ignora en temas de tanto calado?”.

Además, Corujo señaló la falta de respuesta de Coalición Canaria ante esta situación recordando que el PSOE tuvo una reacción firme, pero prudente, con respecto a la situación procesal de San Ginés y emplazó a sus socios a dar una respuesta adecuada y aceptable, sin establecer ningún tiempo límite. “Su única respuesta fue dar una rueda de prensa cerrando filas y sin margen para la negociación”, lamentó.

Con relación a las consecuencias que podría tener esta ruptura en otras instituciones locales, Corujo fue contundente al señalar que el Partido Socialista no se plantea un escenario de rupturas en cascada, puesto que no hay motivos para poner en riesgo la gobernabilidad de otras instituciones por un problema concreto, que se circunscribe al Cabildo Insular. La secretaria insular comprometió los mayores esfuerzos para mantener la estabilidad, pero dejó claro que si Coalición no es capaz de contener la crisis en el Cabildo, el partido actuaría en consecuencia.

Tras el debate sobre la intervención de la secretaria general, el Comité Insular respaldó, por unanimidad, la decisión adoptada en el Cabildo de Lanzarote.